Home News Renault Clio 2020, prueba en vídeo: lo mejor y peor de un Clio que va a por todas

Renault Clio 2020, prueba en vídeo: lo mejor y peor de un Clio que va a por todas

18 min read

La nueva generación del Renault Clio ya ha caído en nuestras manos. La quinta renovación del Clio ya está aquí y por ello hemos acudido a su presentación internacional en Portugal para analizarlo en detalle. A través de esta prueba en vídeo del Renault Clio 2020 queremos descubrir cuánto y cómo ha cambiado el coche urbano de Renault, un automóvil que pretende vencer a una durísima competencia a base de mucha personalidad.

Lo primero que salta a la vista, y nunca mejor dicho, es que el nuevo Renault Clio ofrece un diseño exterior que nos es muy familiar, una estética muy continuista que recuerda poderosamente al Clio IV. Renault ha querido mantener esta esencia a conciencia para reforzar la imagen de su urbano pese a las muchas novedades que en realidad trae. Así, pese a esa idea de coche conocido, el resultado es un Clio fácilmente reconocible que evoluciona su imagen para seguir siendo uno de los urbanos con más personalidad del segmento.

Salvo por un diseño exterior que habla de evolución, todo lo demás es completamente nuevo en el Clio 2020

Las claves del cambio en el nuevo Clio V

De puertas hacia dentro es donde más cambios encontramos y esto es así porque entre otras cosas el nuevo Clio se basa en una también nueva plataforma modular CMF-B. A partir de esta arquitectura el Clio V ha cobrado forma para crear un urbano de 4.050 mm de longitud, un coche 12 mm más corto que su predecesor. Pero lo importante es que esa contención de cotas exteriores no ha afectado al interior, encontrando más espacio para pasajeros y carga (340 litros VDA). Aún así, y tras este primer contacto es justo subrayar que pese a la mejora que se percibe en espacio interior con respecto al Clio IV, este nuevo modelo se queda en una posición intermedia dentro de su categoría sin destacar en espacio interior. Esperábamos más.

* Interior acabado ZEN (superior) Vs acabado R.S Line (inferior)

Sin abandonar el interior, este nuevo Clio sí que nos ha conseguido convencer con un diseño y calidad de construcción superiores a los vistos hasta la fecha. Renault ha puesto especial énfasis en la calidad de materiales y su ensamblado, buscando así ofrecer una mejor sensación y un mayor aislamiento del exterior. Cierto es que durante esta prueba solo pudimos conducir las versiones tope de gama del nuevo Clio – ZEN y R.S. Line – pero la mejora está y se percibe en las zonas más expuestas del interior. Solo en revestimientos y piezas menos a la vista encontramos materiales plásticos más toscos como es el caso de la guantera o la zona inferior de las puertas. Por otro lado no podemos obviar la capacidad de personalización que brinda ahora el nuevo Clio con el uso de apliques en diferentes colores y revestimientos para salpicadero y puertas con superficies acolchadas y mullidas, además de con posibilidad de contar con motivos de diseño y colores en contraste con el resto de tapizados.

El infoentretenimiento es uno de los platos fuertes de este Clio y gracias a su despliegue se convierte en el rival a batir

Por último, aunque no menos importante, si hay un punto donde el nuevo Renault Clio destaca sobremanera es en el apartado de infoentretenimiento. Salvo en la variante más sencilla que se pondrá a la venta, el Clio podrá instalar cuadro de instrumentos digital con pantalla LCD de 7 o 10”, contando además como complemento con una interfaz multimedia disponible con pantalla de 7 o 9,3”. De esta forma el nuevo Clio no solo pone muy alto el listón, sino que permite un elevado nivel de personalización con una oferta de servicios amplia y actualizada vía conexión a internet 4G. Esta interfaz incluirá de serie compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, pudiendo instalar si así se quiere un navegador integrado firmado por TomTom.

El rendimiento del sistema es bastante bueno en términos generales, ofreciendo una calidad de visionado elevada y unos gráficos definidos para garantizar una experiencia sobresaliente. También es importante subrayar el excelente trabajo realizado en tanto a ergonomía, manteniendo mandos físicos para el climatizador junto a una botonera con accesos directos para las principales funciones que podemos demandar durante la conducción, consiguiendo así que las distracciones se reduzcan al mínimo posible. Puestos a buscar un punto de mejora, solo echamos en falta una mayor fluidez en la navegación o ejecución de la interfaz, sin ser esto un hándicap que penalice en exceso la experiencia.

Motores y comportamiento del Clio 2020

El nuevo Renault Clio llegará al mercado en Agosto de este 2019, aunque se prevé que las primeras entregas se produzcan en el mes de Septiembre. La oferta inicial de propulsores del urbano francés estará compuesta por tres motores gasolina; 1.0 SCe de 75 CV, 1.0 TCe de 100 CV y 1.3 TCe de 130 CV, y dos motores diésel; 1.5 dCi de 85 o 115 CV. Más adelante llegarán dos mecánicas – a cuál más interesante – que vendrán acompañadas de la etiqueta ECO, un motor gasolina compatible con GLP y una versión híbrida gasolina E-TECH basada en un bloque 1.6 atmosférico cuya potencia máxima combinada rondará los 130 CV. En el apartado de transmisiones nos encontramos con un cambio manual de 5 relaciones para los motores gasolina más sencillos o 6 velocidades para el resto de propulsores. Eso sí, hemos de tener en cuenta que la gama permitirá instalar un cambio automático CVT en el motor gasolina de 100 CV y un cambio automático EDC de 7 relaciones en los motores gasolina y diésel más potentes.

El motor gasolina de 100 CV será el propulsor más demandado del nuevo Clio

Durante esta primera toma de contacto hemos podido conducir los motores gasolina de 100 y 130 CV, el primero en acabado ZEN y el segundo motor – el más potente de la gama en la actualidad – en acabado R.S. Line que añade un extra de deportividad en diseño, pero también en puesta a punto. Dinámicamente el Clio es un coche que convence desde el primer instante, ofreciendo un chasis válido para todo tipo de usos donde el equilibrio entre confort y estabilidad brillan. Hablamos de un coche urbano, sí, pero fuera de esos escenarios cumple sobradamente e incluso en la versión de 130 CV llega a ofrecer pinceladas de diversión y disfrute.

El motor 1.0 TCe de 100 CV será a todas luces la opción preferida de los compradores, algo muy entendible gracias a ser un propulsor más que correcto para mover con soltura al Clio en la mayoría de usos. Además ofrece un consumo contenido que en un uso real y despreocupado es fácil verlo alrededor de los 5,5 l/100 Km. Por contra es un propulsor que sigue denotando su diseño con solo 3 cilindros y mínima cilindrada en tanto a vibraciones y escasez de par en la zona baja del cuentavueltas. Con ese carácter este bloque exige jugar a menudo con el cambio manual, aunque a futuro la llegada del prometido cambio CVT puede ser la solución para conseguir aún más eficiencia y una mayor sencillez en la conducción.

En 2020 el Clio estrenará versión híbrida, además de una opción a GLP. Ambas con etiqueta ECO

En el caso del motor 1.3 TCe de 130 CV desarrollado en colaboración con Mercedes nos encontramos un motor mucho más completo y refinado, con empuje en todo el tacógrafo y una suavidad elevada desde el ralentí. El consumo se resiente algo más, siendo más fácil verlo en 6 litros o más, pero ofreciendo a cambio más carácter y mejor respuesta. Si hablamos de cajas de cambio, tras probar el cambio automático EDC de doble embrague y 7 relaciones asociado al motor gasolina de 130 CV resulta difícil volverse al manual de solo 5 relaciones del TCe de 100 CV. Primero por el confort y respuesta que brinda el EDC, un cambio que sin ser el mejor de su clase, sí que consigue convencer en conducción urbana y autopista. Solo en una conducción deportiva echaremos en falta una mayor rapidez en las transiciones. Y segundo porque en el caso del cambio manual de 5 relaciones nos encontramos con unos recorridos largos y un tacto del selector que no nos han convencido, algo que además se percibe de forma fácil dado que el motor 1.0 TCe invita a usar bastante la caja de cambios para sacar lo mejor de sí.

En definitiva, el Renault Clio ha sabido jugar muy bien sus cartas para renovarse sin perder su esencia. Las mejoras introducidas en tecnología y calidad de construcción se acompañan de una oferta de motores amplia y un muy buen chasis. Lamentablemente no todo podía ser perfecto tal y como ha demostrado su leve mejoría en espacio interior o la continuidad en diseño exterior para muchos, pero no cabe duda de que este Clio V se convierte por derecho propio en un serio aspirante al trono de los coches urbanos en Europa.

https://www.diariomotor.com/noticia/renault-clio-2020-prueba-analisis-video/

Load More Related Articles
Load More In News

Check Also

Antonio Albacete dispuesto a acabar con la maldición de Hungría

Redacción.- El piloto madrileño, Antonio Albacete, no sube al podio de Hungaroring desde s…