Home News Ponemos a prueba al BMW C 400 GT, un scooter cómodo, que se desenvuelve bien en ciudad y autopista, para el carnet A2

Ponemos a prueba al BMW C 400 GT, un scooter cómodo, que se desenvuelve bien en ciudad y autopista, para el carnet A2

22 min read

A pesar de que todos tenemos en mente al BMW C1, ese scooter con techo que irrumpió a principio del milenio, podemos considerar que BMW no tiene una gran tradición en el desarrollo de scooters. Tras el BMW C1 llegaron los BMW C 600 Sport y C 650 GT y más recientemente la marca nos sorprendió con el BMW C 400 X y el BMW C 400 GT, dos opciones más económicas y aptas sin limitaciones para el carnet A2 que en el caso del GT, el último en llegar, presentado a finales de 2018, nos lleva a hablar de un maxiscooter dispuesto a salir a carretera, de corte premium, bien equipado y confortable. Ya hemos puesto a prueba al BMW C 400 GT y si estabas buscando una moto para ir a trabajar y los scooter entraban en tus posibles no te pierdas este análisis porque quizá esta sea tu próxima moto.

El BMW C 400 GT es una alternativa más cómoda para circular por carretera que el BMW C 400 X

Partiendo de la estructura tubular del BMW C 400 X, la marca alemana ha dado forma a un maxiscooter muy muy competitivo e interesante que cuenta con una estética agradable, con un chasis muy confortable y con un buen comportamiento, con una mecánica más que voluntariosa que nos permite ya no sólo un buen rendimiento en ciudad sino también unas prestaciones muy válidas en carretera, con buenos ajustes y acabados y al que podemos achacar como principal pega el no disponer de un hueco más grande bajo el asiento. Pero no adelantemos acontecimientos, sigamos desgranando al BMW C 400 GT.

Junto al chasis ya conocido del BMW C 400 X nos encontramos también con su motor monocilíndrico, un propulsor de 350cc que desarrolla una potencia de 34 CV a 7.500 rpm y un par de 35 Nm a 6.000 rpm, cifras que lo hacen válido para el carnet A2 sin necesidad de limitarlo. Su transmisión es un cambio CVT y con esta mecánica BMW homologa un consumo medio de 3.5 l/100 km, cifra que durante nuestra prueba ascendió hasta los 4 l/100 km.

Durante nuestra prueba el BMW C 400 X nos ha dejado con un consumo de 4 l/100 km

Además en su parte ciclo nos encontramos con una horquilla convencional de 35mm con 110mm de recorrido y una suspensión trasera con un recorrido de 112mm, un doble disco delantero de 265mm con pinzas de 4 pistones y un disco trasero de también 265mm, mordido por una pinza de pistón simple. Sus ruedas cuentan con unas medidas de 120/70 R15 al frente y 150/70 R14 en la parte trasera, con llantas de aluminio.

Su depósito es de 12.8 litros, con 4 litros de reserva, tiene un peso en seco de 203 kg y sus medidas pasan por una longitud de 2.210 mm y una altura, hasta por encima del parabrisas, de 1.437mm, con una anchura de 835mm.

El BMW C 400 GT tiene un peso de 203 kg

Nuestra unidad luce una elegante carrocería negra, un color que baña unas formas vanguardistas y con ese diseño tan propio de la marca. Sus ópticas delanteras son las grandes protagonistas, tiene cara de enfadado y tras esas formas sofisticadas, nos encontramos con un asiento a doble altura acompañado por unos reposapies planos y grandes para el acompañante, asideros de generoso tamaño y un asiento bastante mullido en el que además contamos con un refuerzo lumbar.

Este asiento es realmente cómodo, tanto para el conductor como para el acompañante destacando el papel del mencionado refuerzo lumbar, que recoge muy bien nuestra espalda tanto en aceleraciones como buscando una posición más relajada en carretera. La superficie para los pies del conductor es cómoda y nos permite dos posiciones o planos o con las piernas estiradas en una posición más relajada que adoptaremos sobre todo en vías rápidas interurbanas.

La posición del asiento del BMW C 400 GT es muy cómoda, ayuda bastante el apoyo lumbar del asiento

La posición de manillar es también muy relajada y difícilmente nos cansaremos, algo a lo que ayuda también la escasa vibración que transmite el motor monocilíndrico, con una escasa rumorosidad mecánica.

Al confortable asiento e le suma además una gran protección aerodinámica, la principal diferencia con la BMW C 400 X, quedando, tanto conductor como acompañante, bien protegido por el frontal del scooter y su parabrisas, que no es regulable. La comodidad es, como decíamos desde los primeros compases de esta prueba, una de las grandes virtudes de este scooter y ojo, no hemos terminado de alabarla todavía, que aún quedan unos cuantos detalles que hacen de esta moto una moto muy agradable para el día a día.

Bajo el asiento del BMW C 400 GT entra un casco jet y un casco integral, aunque este último lo tendremos que quitar del sistema FlexCase para arrancar la moto

Tras el escudo frontal tenemos dos guanteras que sólo podemos abrir mientras el contacto está dado, con un tirador que quizá podría ser más robusto y mejor terminado per con un buen espacio, con capacidad para guardar sin problema las llaves del garaje, la cartera, los guantes, el móvil… Una de ellas tiene un acabado en goma muy bueno y a tapa cuenta con un borde que ayuda a que las cosas no caigan al suelo al abrir.

Por supuesto su espacio de carga no se limita a estas dos guanteras y bajo el asiento nos encontramos con espacio para dos cascos, pero con importantes matices. Uno de los espacios es apto para un casco tipo jet, yo he podido guardar durante los días de la prueba un casco abierto con burbuja fija sin problema y el otro es un espacio apto para un casco integral… pero que sólo podemos utilizar cuando la moto está parada.

Tras el escudo frontal el BMW C 400 GT cuenta con dos guanteras muy prácticas

Y es que bajo la denominación de FlexCase BMW nos ha presentado un hueco para un casco integral que se despliega con unas superficies textiles laterales, un espacio que, dado que baja hasta quedarse muy cerca de la rueda trasera, imposibilita el llevar en marcha un casco ahí, por lo que si vamos a recoger a nuestro acompañante con un casco integral no lo podremos llevar guardado bajo el asiento.

Esta es una de las principales pegas que le podemos poner a la BMW C 400 GT, una pega que evidentemente se puede solucionar llevando un casco tipo jet bajo el asiento en lugar de uno integral.

El BMW C 400 GT cuenta con muy buena calidad de construcción y acabados

Dicho esto hay que reconocerle a BMW que la solución es muy ingeniosa y que el hueco cuenta con un buen acabado, está iluminado y el hidráulico que lo sustenta es de calidad.

Y hablando de calidad, en general la BMW C 400 GT nos ofrece un alto nivel de acabado, de buenos ajustes y materiales, es una moto con un gran empaque, se siente sólida, bien terminada y con derecho a que nos refiramos a este maxiscooter como una moto premium.

Dinámica del BMW C 400 GT

En lo que a dinámica se refiere me ha gustado bastante la respuesta de su motor a medio-alto régimen, con una buena capacidad de aceleración y capacidad para superar los 130 km/h por hora en autopista, destacando en recuperaciones.

Junto a la respuesta de este motor nos encontramos con un chasis que se siente aplomado en curva, que te permite un buen grado de inclinación sin rozar con ningún elemento y que hace que sientas que estás conduciendo una moto ágil, una moto que además se siente bastante dócil, fácil de usar.

Las suspensiones digieren muy muy bien lo baches, de nuevo ahondando en esa sensación de confort y sus frenos responden bien, sin sobresaltos y con una buena capacidad y tacto de sus manetas, contando con ABS y control de tracción, dejándose notar ambos en el día a día, sobre todo el control de tracción al abandonar con presteza los semáforos.

Destaca muy positivamente por su suavidad de uso, sin vibraciones acusadas, con un buen radio de giro y buena visibilidad desde sus retrovisores

Además nuestra unidad cuenta con el sistema Connected Ride, con una instrumentación totalmente digital con muy buenos gráfico, una interfaz atractiva y con una información completa que nos hace pensar incluso en cómo sería la integración de Apple CarPlay y Android Auto en un dispositivo así, ¿veremos pronto un grado de conectividad semejante al de los coches en una moto, con aplicaciones como Waze o Google Maps? Esperemos que sí.

El arranque con llave inteligente también me parece todo un acierto.

Precio del BMW C 400 GT y rivales

Pero, ¿cuánto cuesta el BMW C 400 GT?

Este maxiscooter tiene un precio de partida de 7.950 euros, un precio que debemos poner en contexto con los 6.850 euros del BMW C 400 X. ¿Por qué comprar un GT en lugar del X? Con un esquema técnico parejo el C 400 X nos propone una perspectiva más urbana, con menos protección aerodinámica. Debemos justificar esos más de 1.000 euros de diferencia desde la idea de que, de cara a realizar más trayectos por autopista, vamos a rodar mucho más cómodos. Si no vas a salir de ciudad quizá el C 400 X sea una opción más interesante.

Los BMW C 650 Sport y C 650 GT, con 60 CV y por tanto limitables, tienen un precio notablemente superior, partiendo desde los 11.850 euros y los 12.150 euros respectivamente. Además para aquellos que quieran dar el salto a lo eléctrico BMW nos ofrece un BMW C Evolution que cuenta con un precio de 15.650 euros, con una autonomía de hasta 160 km.

Entre la dotación de serie de la BMW C 400 GT destaca la iluminación LED y el sistema de arranque con llave inteligente. Su gama de colores pasa por un color blanco, uno negro y otro gris y entre las opciones nos encontramos con un paquete Confort muy recomendable que aumenta el precio de la moto en 429 euros y añade el asiento calefactado y los puños calefactados. Además puedes equipar una alarma antirrobo por 244 euros, un sistema de luz diurna por 109 euros y el sistema Connected Ride por 656 euros, con la instrumentación digital que montaba la unidad que hemos probado. Además hay que recordar que cuenta con 3 años de garantía.

Si estás planteándote una moto como la BMW C 400 GT puedes echarle un vistazo a la Kymco Xciting 400, con un precio de partida de 5.999 euros; a la Yamaha X-Max 400, que parte desde los 6.799 euros o bien a la Suzuki Burgman 400, que parte desde 7.029 euros con las promociones actuales.

Conclusiones, ¿por qué comprar un BMW C 400 GT?

Por lo tanto, ¿es el BMW C 400 GT un buen scooter? ¿Una moto recomendable? Si buscas un scooter de gama media, sin irte a los titanes del segmento, el BMW C 400 GT te ofrece una alta calidad de acabados, una buena protección aerodinámica, una imagen atractiva y un buen comportamiento, destacando un motor con el que podrás afrontar de forma cómoda trayectos por autopista y un chasis que transmite bastante seguridad a la hora de enlazar curvas y enfrentarse a la jungla urbana.

Como principal pega hay que mencionar esa falta de un hueco para un casco integral cuando vamos circulando y quizá una toma USB en una de las dos guanteras.

https://www.diariomotor.com/noticia/bmw-c-400-gt-prueba/

Load More Related Articles
Load More In News

Check Also

Antonio Albacete dispuesto a acabar con la maldición de Hungría

Redacción.- El piloto madrileño, Antonio Albacete, no sube al podio de Hungaroring desde s…