Home News En Competición: Más emoción que acción. Crónica del GP de Mónaco 2019

En Competición: Más emoción que acción. Crónica del GP de Mónaco 2019

13 min read

No por haber tenido incertidumbre hasta la última vuelta vamos a olvidar todas las críticas justas que merece ese desfile que la Fórmula 1 decide montar cada mes de mayo en Montecarlo. Como ya vimos la temporada pasada los actuales monoplazas del Mundial de F1 son aún más inadecuados para las estrechas calles del Principado de Mónaco que la anterior generación y ello va en detrimento del espectáculo. Pero oye, al menos esta vez un error estratégico de Mercedes nos permitió mantener la emoción hasta la caída de la bandera a cuadros.

Max Verstappen estuvo enchufado desde el minuto uno. Ni siquiera una buena arrancada de los Mercedes evitó que intentara meter morro a Valtteri Bottas, pero el finlandés aguantó bien en Sainte Dévote para proteger el doblete de la casa alemana tras su compañero Lewis Hamilton. Sin embargo pronto el foco de la realización se puso sobre Charles Leclerc. El de casa debió cortar la primera curva para evitar un toque con Romain Grosjean, pero no dudó en arriesgar buscando una improbable remontada…

Así, no dudó en lanzarse en Loews o La Rascasse y cuando parecía haber encontrado el ritmo para progresar, terminó cometiendo un error y tocando el guardarraíl interior. Ello derivó en un pinchazo, trozos de goma por todo el circuito y la salida del Safety Car. Ahí Mercedes actuó como un equipo y Valtteri Bottas retuvo a Max Verstappen y Sebastian Vettel para permitir a Hamilton cambiar neumáticos tranquilamente… pero no todo funcionó como tenía previsto el muro de los de Toto Wolff. Por un lado, montaron al británico goma blanda, con la que jamás llegó a estar a gusto. Por otro, Red Bull arriesgó dando la salida a Max Verstappen y éste encerró a Valtteri Bottas. El neerlandés recibiría cinco segundos de sanción pero se hizo con el segundo puesto en pista y además forzó una nueva parada del finlandés por daños en una llanta.

Los problemas de Hamilton no fueron evidentes de primeras. Su ritmo desesperantemente lento parecía obedecer a una estrategia de carrera, como nos ha tenido acostumbrados Mercedes en el pasado con este mismo escenario. Incluso a la posibilidad de asegurar a su compañero Valtteri Bottas el acceso al podio ante la sanción de cinco segundos impuesta a Max Verstappen. Pero no, el graining forzó airadas quejas del campeón por radio contra su equipo (de hecho recordó China 2007 en la entrevista postcarrera), debiendo defenderse durante 50 vueltas de Max Verstappen. El mayor aliado de un Hamilton impecable fue el actual reglamento, pues tanto Verstappen (también con graining, aunque menor) como Vettel tuvieron que levantar el pie para evitar problemas de sobrecalentamiento.

Sólo cuando Lewis Hamilton entró en situación crítica, prácticamente tirando la toalla su propio equipo por radio ante la incapacidad del británico para entender que no tenía otra salida que aguantar en cabeza, Verstappen pudo aproximarse. Y ante la falta de velocidad punta, intentó acosarlo por todos los medios en Loews, logrando el de Mercedes situarse siempre en el sitio justo como para que Max jamás se tirara por el interior. No le quedó otra que lanzarse así desde muy lejos en la chicane del puerto, donde se tocaron sin que se produjera el cambio de posición.

Poco que objetar a ninguno de los dos. Lewis Hamilton se sacó un carrerón de la manga para compensar un error de Mercedes. Posiblemente no hubiera podido trazar jamás la chicane allá donde frenó, pero dado que Max Verstappen le tocó estuvo más que justificado que se la saltara. Verstappen debía ser agresivo: no intentar adelantar no era ya perder el GP de Mónaco sino caer al cuarto puesto ante el trenecito montado por Lewis Hamilton y la proximidad de Sebastian Vettel y Valtteri Bottas. Si alguien quiere señalar, deberá apuntar a Red Bull, que le lanzó al carril de boxes antes de tiempo y tampoco se atrevió a una nueva parada cuando en el peor de los casos hubiera acabado cuarto y con goma fresca para atacar.

El segundo puesto final de Sebastian Vettel es sin duda balsámico para Ferrari tras un fin de semana para olvidar. Por supuesto, les sirve de poco de cara a la general del Mundial, pues tanto Lewis Hamilton como Mercedes se alejan. ¿Pero a quién le importa? Tenemos todos claro que esto es de ellos, tarde o temprano. La temporada 2019 tiene pinta de agonía, pues aún encadenando dobletes la consecución matemática se retrasará hasta octubre. Más importante es que en Ferrari recuperen sensaciones y este segundo puesto dividiendo a los Mercedes sabrá a gloria.

Pierre Gasly se hizo con la vuelta rápida al rodar en tierra de nadie y realizar una parada «gratis» en los compases finales, pero hay que irse un puesto más allá de su quinta posición para encontrar al héroe de los del resto. Carlos Sainz Jr. realizó una carrera perfecta, sobreponiéndose él también a lo Hamilton de una estrategia discutible, al no leer McLaren correctamente el Safety Car inicial. Sin embargo el ritmo discreto de su compañero Lando Norris, ralentizando buena parte del pelotón, y la victoria en el duelo particular con los Toro Rosso le valieron en sexto puesto por delante de los coches de Faenza, con Daniil Kvyat 7º y Alexander Albon 8º. Cerraron la zona de puntos Daniel Ricciardo y Romain Grosjean, éste pese a una sanción por pisar la línea al salir de boxes y aguantar cincuenta vueltas con las gomas de inicio.

De todos modos no es un Gran Premio de Fórmula 1 sin algún lance con los Haas de por medio y esta vez lo protagonizó Kevin Magnussen, una vez más al límite frente a Sergio Pérez en la chicane de la piscina. La otra maniobra desacertada de la carrera vino por parte de Antonio Giovinazzi en la resalida tras Safety Car, al ser excesivamente optimista en La Rascasse y provocar el trompo de Robert Kubica, arruinando así lo que venía siendo una carrera decente del polaco pese a las limitaciones de Williams. Tampoco se esperaba gran cosa del equipo británico, que se fue de vacío al igual que Alfa y Racing Point, destacando negativamente el lamentable fin de semana de un Lance Stroll incapaz hasta de dejarse doblar fácilmente.

El Mundial de Fórmula 1 se marcha ahora a Canadá, prácticamente la antítesis de Mónaco en cuanto a las posibilidades que ofrece su trazado, con Lewis Hamilton 17 puntos por delante de Valtteri Bottas y Sebastian Vettel tercero al superar a Max Verstappen por cuatro puntos. En Constructores Mercedes sigue rozando el doblar a Ferrari y McLaren amplía su renta en el cuarto puesto.

Foto | Red Bull Content Pool

Lee a continuación: No se priorizó a Vettel, fue un error de juicio de Ferrari lo que dejó fuera a Charles Leclerc

<!– –> <!– –>

https://www.diariomotor.com/competicion/noticia/mas-emocion-que-accion-cronica-del-gp-de-monaco-2019/

Load More Related Articles
Load More In News

Check Also

Aumenta la actividad en el transporte de mercancías, a mayor coste y menor precio

Redacción.- El Ministerio de Fomento publica la actualización de los Observatorios de cost…